Entre tantas TV baratas… ¿Cuál comprar?

En esta web hemos redactado comparativas analíticas completas para que puedas tomar la mejor decisión de compra cuando quieras comprar un televisor con buena relación calidad-precio. En este mismo artículo (dentro de un par de párrafos) encontrarás las publicaciones más destacadas en las que comparamos estos aparatos según su tamaño. Quédate con nosotros 🙂

Smart TV. LED. OLED. 4K. El mundo de la televisión cada día avanza más, pero también se vuelve más confuso. Hoy en día, hay una ridículamente amplia gama de televisores de alta definición (HD) y dispositivos 4K/HD Ultra en las tiendas, ya sean TV baratas como pantallas de alta gama que pueden costar tanto como un coche.

Los factores primordiales a la hora de elegir para la mayoría de los compradores serán el tamaño de la pantalla y el precio. Existen una gran variedad de tamaños entre las TV LED baratas (diodo emisor de luz) y LCD, desde las 30 pulgadas hasta las 110 pulgadas. Los precios oscilan entre menos de 500 euros de las TV baratas hasta más de 1.000 euros. Además, los fabricantes van cambiando el formato hacia el HD Ultra o el 4K, que tiene cuatro veces más píxeles que el HDTV. En paralelo, los televisores OLED (diodos orgánicos emisores de luz), la mayoría de ellos 4K, ofrecen imágenes más ricas – aunque por mucho más dinero, por supuesto. Oh y ten en cuenta que el, un día tan popular, plasma, ha desaparecido.

Tamaño de pantalla

Ya busques una televisión básica o una de alto rendimiento, el factor más importante en tu toma de decisiones probablemente será el tamaño de la pantalla. En este sentido, debes tener en cuenta cuántas personas os acostumbráis a reunir para ver juntos la televisión y dónde pondrás tu dispositivo. Una vez, tengas claras estas preguntas, te recomendamos que elijas el tamaño de pantalla más grande que el espacio de que dispones permita alojar cómodamente – el espacio, pero también el presupuesto del que dispones, obviamente. Los tamaños más populares hoy en día, teniendo en cuenta un precio, rendimiento y espacio disponible estándares, son entre 55 y 65 pulgadas. Personalmente algo grande pero con calma, que hay de todas las medidas.

Televisores pequeños

Las televisores baratas de este rango de tamaño se adaptan bien a las salas de estar pequeñas, las cocinas o, incluso, a grandes dormitorios. Las TV de 32 pulgadas, por ejemplo, siguen siendo muy populares y se ven perfectamente desde 2.4 metros de distancia.

Comprar la mejor TV de 32 pulgadas (← Comparativa)

Televisores medianos

Con los televisores grandes realmente empiezas a sacar partido de los contenidos en alta definición o 4K Ultra HD. Cada vez se están haciendo más populares, especialmente los de 40 y 42 pulgadas, que deberían verse desde una distancia de 3 metros.

Comprar la mejor TV de 40 y 42 pulgadas (← Comparativa)

Televisores grandes

Como tenemos cada vez más televisores baratas y las pantallas cada vez son más delgadas, cada vez más personas optan por un TV extra-grande para su hogar. En este sentido, y para que te hagas una idea, una televisión de 50 pulgadas, debería verse desde una distancia de 3,65 metros.

Comprar la mejor TV de 50 pulgadas (← Comparativa)

Televisores extra-grandes

Estos televisores gigantes pueden darte la mejor experiencia visual, pero para ellos debes tener en cuenta que para verlos cómodamente debes sentarte a al menos 4.26 metros de distancia de la pantalla y considerar el comprar un proyector de vídeo.

Comprar la mejor TV de 60 pulgadas (← Comparativa)

El tamaño de la pantalla depende de lo cerca que te sientes de la TV. Básicamente, ten en cuenta que si puedes ver los píxeles de la pantalla individualmente, estás sentado demasiado cerca y necesitas alejarte un poco o conseguir un televisor más pequeño o con más resolución. En general, resulta una buena regla la que dice que debes sentarte a una distancia de la pantalla tres veces más grande que la altura de la pantalla en el caso de las TV HD y a 1.5 veces la altura de la pantalla en el caso de las 4K UHD.

En otras palabras, puedes sentarte dos veces más cerca de un televisor 4K UHD. Siempre que tengas oportunidad, te aconsejamos que vayas a una tienda (y si puedes lleves a la familia) para ver in situ los televisores baratos o más caros. A pesar de que hay muy poco contenido 4K nativo, puede que necesites esa tecnología de mayor resolución si vas a sentarte cerca de una pantalla muy grande.

En pocas palabras: Elige un tamaño de pantalla y una resolución adecuados para la distancia a la que te sentarás de la pantalla.

También puede que te interese saber cuál es la mejor TV 2016.

Resolución de la pantalla

La resolución describe la nitidez de la imagen del televisor, por lo general en términos de líneas horizontales de píxeles. Las TV baratas HD puede soportar sólo 720p, lo que significa que el aparato mostrará 720 líneas escaneadas progresivamente (o en una sola pasada). La mayoría de los televisores de alta definición de hoy en día- que son los deberías tener en cuenta a la hora de comprar – soportan el formato HD 1080p, o Full HD, que cuenta con 1080 líneas de resolución. Se recomienda evitar la resolución 720p incluso en los modelos más pequeños.

Actualmente, los mejores, sobre todo si te vas a sentar cerca de la pantalla de TV, son los televisores 4K (con 2.160 líneas). Con ellos podrás estar el doble de cerca de la TV sin ver la cuadrícula de píxeles. Como ya os hemos dicho, el contenido en 4K real es raro, sin embargo, por lo que lo más habitual será que lo uses con contenidos HD mejorando su resolución.

En pocas palabras: La 1080p es la mejor resolución de pantalla que puedes encontrar hoy en día, pero si planeas que tu televisor te dure más de dos años y quieres invertir en futuro, el 4K puede ser una gran opción.

Ratio de contraste

contrasteEl ratio de contraste describe la gama de niveles de brillo que un televisor puede mostrar. Las mejores ratios de contraste muestran sombras y matices más sutiles y, por lo tanto, más detalles. Sin embargo, la forma en que los fabricantes miden ese ratio varía muchísimo (Nosotros utilizamos el mismo método en todos los televisores baratos y más caros que probamos, para poder compararlos de forma fiable). Lo mejor es ver cómo una televisión muestra un detalle en la sombra que confiar en una especulación dudosa.

En pocas palabras: Puedes pasar por alto este indicador, ya que no se mide de una forma fiable y, por tanto, es difícil comparar los distintos modelos.

Frecuencia de actualización

La frecuencia de actualización, expresada en Hertz (Hz), describe cuántas veces por segundo se actualizan las imágenes en la pantalla. Te aconsejamos que no compres un televisor con una frecuencia de actualización menor de 120 Hz aunque sean TV baratas. Esto puede ayudar a reducir el desenfoque de movimiento en las escenas en las que aparecen sujetos moviéndose rápido, como por ejemplo en los eventos deportivos. Debes tener cuidado con términos como “actualización efectiva”, ya que se refiere a otras técnicas para hacer que una imagen parezca más sólida, pero no a utilizar una frecuencia de actualización más alta.

En pocas palabras: No compres un televisor con una frecuencia de actualización inferior a 120 Hz.

Gama de colores

Se refiere a la gama de colores que puede mostrar un televisor. Desde los días en que reinaban los tubos de rayos catódicos, el estándar de color utilizado en el negocio de la televisión ha sido el NTSC o Rec. 709 – a pesar de que desde hace ya varios años las TV baratas modernas pueden reproducir una gama de colores más amplia.

coloresLos vendedores a menudo especifican su gama de colores como un porcentaje del NTSC, siendo los mejores televisores los que reproducen más del 100% – una gama similar a la que puede verse en una sala de cine digital, con tonos más saturados y realistas de rojos profundos y verdes, por ejemplo. Pero todavía van a tener que pasar un par de años antes de que exista suficiente contenido que pueda aprovecharse de esa gama de color más amplia.

En pocas palabras: Al igual que con la resolución 4K, podrás aprovechar realmente las posibilidades de una gama de colores más amplia en un par de años.

Tipos de televisión: LCD, LCD-LED, OLED

Básicamente existen dos tipos de televisores en el mercado: los LCD y los OLED. A menos que no tengas problemas de presupuesto, lo más normal es que compres un televisor LCD, ya que son televisores baratas. A continuación te explicamos en qué consiste cada una de estas tecnologías y cuáles son sus beneficios.

LCD LED

Los televisores baratos pero también los más populares hoy en día son los LCD LED. Estos dispositivos HD y Ultra HD utilizan diodos emisores de luz (LEDs) para iluminar la pantalla LCD, lo que permite que esta sea extremadamente delgada. Muchos modelos permiten iluminar de forma dinámica partes específicas de la pantalla y atenuar otras para representar mejor la combinación de luz y oscuridad de una escena – una característica conocida como atenuación activa o atenuación local. Los LCD LEDs sin lujos pueden comprarse por menos de 200 euros en el caso de pantallas de 32 pulgadas, pero los modelos de gama alta de tamaño superior pueden llegar a costar más de 7000 euros.

Echa un vistazo a nuestra guía de TV LED baratas para ver las mejores.

La mayoría de los televisores LCD utilizan LEDs en el borde de la pantalla. Los mejores de esos modelos soportan el oscurecimiento activo, pero se necesita algo de magia digital para conseguir esto simplemente manipulando las luces a lo largo del borde.

Los televisores LED Full-array tienen diodos emisores de luz directamente detrás de la pantalla, en una cuadrícula de “zonas” que pueden ser iluminadas u oscurecidas individualmente. Tal disposición hace que la luz de fondo sea más precisa y permite una visión más detallada en lo que respecta al contraste. La mayoría de los fabricantes esta tecnología solo en sus modelos de gama alta.

Pros: Amplia gama de precios, tamaños y características; Existen algunos modelos 4K / UHD asequibles; Las pantallas brillantes son visibles incluso en una habitación soleada; La calidad de la imagen mejora en el caso de los full-array, HDR y una gama más amplia de colores.

Contras: Aparecen imperfecciones cuando reproducen movimientos rápidos, como por ejemplo en los contenidos deportivos; Se pierde algo de detalle en las sombras porque los píxeles no pueden ser completamente negros (incluso en el caso del full-array con iluminación de fondo); Las imágenes se desvanecen si lo vemos desde un lateral (fuera del eje).

Televisores OLED

Los televisores OLED mejoran los full-array con algunas docenas más de zonas de iluminación. En lugar de una luz de fondo, los OLED utilizan una capa de LEDs orgánicos, controlada al nivel de los píxeles, para alcanzar unos niveles de negro y contraste absolutos. (Un video de fuegos artificiales sobre un cielo negro es una demostración perfecta de lo que es capaz la tecnología OLED.)

Ahora mismo, la única marca que trabaja activamente la tecnología OLED es LG. Todos los nuevos modelos tienen una resolución 4K/Ultra HD, pero todavía hay algunos más baratos con resolución HD. Los precios oscilan de los 2.300 euros de una TV HD de 55 pulgadas a los 23.000 euros de un modelo 4K/Ultra HD de 77 pulgadas.

Las reseñas de pantallas con tecnología OLED las puedes encontrar en este enlace.

Pros: Consiguen la mejor imagen, sin excepción; Los colores realmente sobresalen, el negro es más profundo y pueden lograr un contraste y un detalle en las sombras mucho mejor que las TV LED; Aunque mires la televisión desde un lateral, sigues viendo la imagen con la misma calidad.

Contras: precios estratosféricos (por ejemplo 8000 euros por una pantalla de 65 pulgadas); su futuro es incierto, incluyendo el hecho de si conservarán las imágenes fantasmas cuando se muestre una imagen estática durante demasiado tiempo.


En el vídeo venimos a decir lo mismo que en artículo pero con audio.

El estado de la cuestión hoy

Smart TVs

Cada vez más modelos disponen de Wi-Fi integrado para poder conectarte a servicios de Internet como el streaming de vídeo, descarga de películas a la carta, servicios de información, juegos o incluso aplicaciones para poder actualizar las redes sociales. Las interfaces de esos modelos van mejorando poco a poco. Vizio, LG y Samsung actualmente usan una práctica barra de iconos en la parte inferior de la pantalla.

Mira los modelos que hemos analizado con Smart TV aquí.

Roku ofrece su popular e intuitiva interfaz en televisores baratos como el Hisense y TCL. Google ofrece su plataforma de TV Android para empresas como Sony. Aunque la mayoría de los televisores inteligentes incluyen los principales servicios, como Pandora, Hulu y Netflix, te recomendamos que compruebes que el modelo que compras dispone de todas las opciones que deseas.

En el pasado, podías comprar una televisión “tonta” y más barata y hacerla inteligente con un dispositivo de streaming como el Roku Streaming Stick que cuesta unos 45 euros. Hoy en día, sin embargo, es difícil encontrar un televisor que no esté conectado, incluso aunque quieras un modelo pequeño y sencillo.

En pocas palabras: el poder conectarse a Internet se está convirtiendo en una característica estándar, por lo que va perdiendo su poder como factor de decisión a la hora de comprar u televisor.

4K / Ultra HD

Conocidos tanto como TV 4K como TV Ultra HD, estos modelos de LCD u OLED tienen cuatro veces más píxeles en sus pantallas (3840 x 2160), que los televisores de alta definición. Dada la escasez de contenido Ultra HD, la principal ocupación de estos televisores baratos es mejorar la resolución de los contenidos HFD para obtener una mejor calidad de imagen. No obstante, debes tener en cuenta que en pantallas de menos de 55 pulgadas, esos beneficios extras pueden ser difíciles de detectar.

El mayor beneficio de los televisores 4K consiste en que se ven más detallados los pequeños objetos que aparecen en la pantalla, incluyendo un texto más nítido. En general, las imágenes (incluso cuando reproducen contenidos HD) se ven más ricas y más realistas que en una televisión de alta definición, aunque estas mejoras pueden ser sutiles.

Mira nuestras reseñas de modelos con tecnología 4K y UltraHD.

Los precios de los televisores 4K se han visto reducidos en un 50 por ciento este último año y, está previsto que, como los paneles UHD se convertirán en la norma en los próximos uno o dos años, tendremos en el mercado televisores baratos de verdad. Además, Netflix, Amazon y otros servicios de streaming están ofreciendo más contenido 4K. Todavía no hay grandes emisoras que emitan en Ultra HD / 4K. Sin embargo, DirecTV y Sony tienen o están desplegando servicios de descarga 4K.

En pocas palabras: Si lo que buscas es un televisor más pequeño o que solo te dure un par de años, compra un HDTV de 1080p. En caso contrario, una TV 4K es una inversión justificable a largo plazo ya que a veces comprar una de las TV baratas sin mirar sus características un poco más nos puede salir bastante caro.

Gama de colores más amplia gama de colores y un rango dinámico superior

Los fabricantes ya están mejorando el formato Ultra HD con televisores que pueden mostrar una gama más amplia de colores (más colores) y un alto rango dinámico, también conocido como HDR (más niveles de brillo para cada color). Estos televisores – que obviamente no suelen ser televisores baratos – van más allá de los estándares de vídeo actuales, ideados en la época de los tubos de rayos catódicos. Sin embargo, todavía no existe un estándar de la industria para HDR y ese estándar será necesario que estudios de cine y cadenas de televisión puedan unirse al HDR. Los últimos televisores de gama alta, sin embargo, pueden mejor el nivel de los colores y del rango dinámico de los contenidos normales para lograr mejorar el efecto.

En pocas palabras: Aunque unos mejores color y rango dinámico pueden tener un gran efecto en la calidad de imagen, al no disponer la industria de ningún tipo de estándares al respecto, la popularización del HDR todavía está a, como mínimo, un par de años de distancia.

Pantallas curvas

pantalla curvadaOtra innovación destinada a atraer la atención de los compradores son las pantallas curvas – utilizadas principalmente en el caso de televisores OLED y LCDs 4K. La idea, dicen los fabricantes, es hacer que la experiencia de ver televisión sea más envolvente; sin embargo, en nuestros análisis, hemos visto que la pantalla curva deforma ligeramente la imagen. Sin embargo, algunos de los primeros compradores han informado que tras vivir un tiempo con una pantalla curva, han dejado de notar la diferencia o de detectar cualquier distorsión.

Los modelos curvados son más caros: Un modelo LCD Samsung 4K curvo de 65 pulgadas, por ejemplo, cuesta alrededor de 2300 euros, en comparación con los 1800 de un modelo plano equiparable. LG es otro fabricante partidario de las pantallas curvas, pero otras compañías los han evitado.

En pocas palabras: los televisores curvos suponen un sobrecoste, son un objeto de moda que no supone ningún beneficio apreciable en la calidad de la imagen.

Conclusión y recomendaciones

Para finalizar recordarte que puedes filtrar las características de tu pantalla usando nuestro menú de navegación y las reseñas que te hemos ido enlazando. Si aún tienes alguna duda puedes usar nuestra guía para saber qué televisor comprar este año.